0

Remedios caseros

  

Del Libro Almanaque Escuela Para Todos 2006


 

 

 

CHILE, PIMIENTO o CHILTOMA (Capsicum annuun)

El chile es originario de Centroamérica y México. Aquí en nuestras tierras se da muy bien en climas calientes y húmedos.

El chile dulce y las variedades de chiles picantes, estimulan el apetito, y sirven para prevenir el reumatismo y la artritis. Contienen más cantidad de vitamina C que el limón y la naranja. Esta vitamina es muy beneficiosa ya que entre otras cosas ayuda a proteger y reconstruir tejidos del cuerpo.

Pero también, el chile sirve para calmar el dolor producido por la neuralgia o sea, la inflamación de un nervio, el reumatismo y la artritis. El remedio se hace machacando muy bien un chile dulce o dos con unas 2 cucharadas de sal. Cuando esto está bien revuelto, se le agrega un poquito de agua tibia para formar una pasta. Luego se pone en un trapo o en una gasa y se coloca en el lugar donde se tiene el dolor durante más o menos 1 hora. Es preferible no usar esta cataplasma en la cara pues hay que evitar el contacto con los ojos.


LA LINAZA

La linaza son las semillitas de la planta que se llama lino (Linum usitatissimun). Es una planta de climas fríos y se cultiva en muchos países del mundo.

Las semillas tienen forma aplanada. Son pequeñas y brillantes, de color café. Contienen sustancias que son muy beneficiosas para la salud. Por eso recomiendan moler o licuar las semillas y revolver 2 cucharadas soperas de ese polvo en el jugo de cualquier fruta o sólo en agua.

Tomando ese remedio diariamente, ayuda a disminuir el colesterol en la sangre. Evita la formación de tumores. Ayuda a las personas que padecen lupus. Contribuye a bajar la presión de la sangre y reduce la posibilidad de que se formen coágulos sanguíneos. Ayuda a disminuir los malestares causados por la menopausia y mejora la piel. También es recomendable para las personas diabéticas pues contribuye a normalizar el nivel de azúcar que hay en la sangre. Además, es un laxante suave y ayuda a la digestión.


LA CEBADA (Hordeum vulgare)

La cebada es un cereal que se da muy bien en lugares de clima frío, seco y soleado.

Es muy buen tónico, ayuda a la digestión de los alimentos, activa el hígado, calma los nervios, y controla las diarreas. También ayuda a que la persona orine más y estimula el corazón. Es rica en calcio, potasio y fósforo. El agua de cebada se prepara poniendo a cocinar unas 5 cucharadas de cebada en 3 tazas de agua hasta que las semillas queden bien reventadas, teniendo el cuidado de que el cocimiento no se seque y que siempre tenga bastante agua. Luego se cuela y se endulza el agua. También se puede licuar la cebada junto con el agua donde se cocinó.

Para los niños pequeños con irritación o costras en la piel, da muy buen resultado que coman un puré de cebada y avena, una vez al día.


Ver texto original del libro: